Jesús Augusto Sarcos Romero: Isla de Navidad, un pequeño paraíso deshabitado

[ad_1]

La isla de Navidad se encuentra en el Océano Índico, mucho más cerca de la costa de Java, en Indonesia, que de Australia, país del que forma parte desde 1958. Es una pequeña isla de origen volcánico de sólo 135 kilómetros cuadrados. Su principal atractivo es su aislamiento que le ha permitido mantener un hábitat autóctono de gran diversidad. De hecho el sesenta y seis por ciento de su superficie está catalogado como parque natural.
Jesús Augusto Sarcos Romero: Isla de Navidad, un pequeño paraíso deshabitado
Otro de las cosas que atrae a los turistas es el arrecife de coral que la rodea y que hace las delicias de los amantes del submarinismo, además tiene una buena oferta para practicar deportes de aventuras. Con los arrecifes de coral rodeando la isla, el snorkel es imprescindible en cada visita.  La abundancia de peces y corales es impresionante, y se puede observar a sólo unos metros de la orilla.
La Isla de Navidad cuenta con algunos de los mejores lugares de buceo de Australia y tiene algunas de las caídas más largas del mundo. La isla se eleva dramáticamente desde el borde de la fosa de Java, hasta el punto más profundo del Océano Índico.
La Isla de Navidad se llama de ese modo porque fue descubierta el 25 de diciembre de 1643 por un capitán de la Compañía Británica de las Indias Orientales, pero no se hizo mucho caso de ella hasta que se hallaron grandes cantidades de fosfatos a finales del siglo XIX. Ya en 1952 pasaría a manos de Australia, dentro de la famosa Commonwealth.
La Isla de Navidad tiene algunas de las mejores playas del mundo. Las más famosas son la de Lily, la de Dolly y la de Greta. No obstante, al ser una isla que no había estado habitada por seres humanos antes del año 1888, el equilibrio de la naturaleza y su grado de endemicidad son tan elevados que caminar por sus parajes naturales supone un placer para los sentidos.
Jesús Augusto Sarcos Romero: Isla de Navidad, un pequeño paraíso deshabitado
La Isla de Navidad tiene una inmensa importancia científica. Al estar deshabitada hasta finales del siglo XIX, existen allí especies únicas tanto de fauna como de flora que se han desarrollado de forma independiente y sin interferencia humana.
Dos especies de ratas nativas, la Rata Maclear (Rattus macleari) y la Bulldog (Rattus nativitatis), se extiguieron a raíz de que la isla fue colonizada. La musaraña endémica (Crocidura trichura) no ha sido vista desde mediados de los años 1980 y puede estar ya extinta.
El murciélago de la Isla de Navidad (Pipistrellus murrayi), un pequeño murciélago local, ya extinto. Dos tercios de la isla han sido declarados Parque Nacional, que es administrado por el Departamento Australiano de Medio Ambiente y Patrimonio a través de “Parques Australia”.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =